miércoles, 20 de junio de 2012

Acepta lo que la vida te trae



Estoy trabajando en unos escritos acerca de la actitud hacia las enfermedades, y como cambiando nuestra actitud podemos influir en el tratamiento de las mismas. Esencial en este proceso es el aceptar la enfermedad. Pero escribiendo al respecto, me he dado cuenta de que la aceptación es un proceso primordial para determinar cómo vivimos. 

El verbo aceptar es definido por la Real Academia Española como "Recibir voluntariamente o sin oposición lo que se da, ofrece o encarga". La vida cada día nos ofrece múltiple situaciones, retos y oportunidades. Sin embargo nosotros muchas veces nos oponemos a estas situaciones y nos negamos a recibirlas. Creemos que es nuestra responsabilidad cambiarlas. Creamos así una resistencia que nos deja exhaustos y nos arrebata el gozo. Afrontamos la vida como una lucha, donde cada día se convierte en una batalla contra las situaciones que nos afectan. Nos empeñamos en cambiar las situaciones y las personas, en lugar de hacer el cambio en donde realmente importa, que es en nuestro interior.

Aceptar lo que sucede en tu vida, sea bueno o malo, es el primer paso para ser feliz. Aceptar no significa resignarse. Aceptar es tener conciencia de cómo nos afecta lo que sucede alrededor de nosotros, y tomar una decisión acerca de cómo deseamos reaccionar a ese evento.

Los niños son especialistas en aceptar. Puede ser que nos hagan un berrinche cuando les decimos que tienen que bañarse, pero una vez que están dentro de la ducha, se divierten montones, y resulta que luego no quieren salirse.

Plantéate hoy la posibilidad de aceptar de buena gana lo que suceda en tu día. Te darás cuenta de que cada pequeña cosa puede ser recibida con la visión de aprender de ella, de usarla para crecer, para mejorar. Te sentirás mucho mejor casi de inmediato.

“Cuando tomas la decisión de aceptar, te das cuenta de que es una actitud sanadora para muchos aspectos de tu vida. Te permite un espacio de reflexión e introspección, y te da una nueva perspectiva. La vida no es buena o mala, depende de nuestra actitud el convertir cada cosa que nos sucede en un drama, o en una oportunidad de crecer y cambiar. La aceptación no es sinónimo de resignación, todo lo contrario”.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente, tienes toda la razón, nada más aceptando que tienes un problema, es como puedes ver algunas posibles soluciones y de no tener solución ver como sobrellevar las cosas...Exitos

Susana dijo...

Muchas gracias por tu comentario y tu feedback. Saludos.

Mila Kassapian dijo...

El aceptar es algo que trato de incorporar en mi vida y todos los días aprendo mas y mas pq relaja y te ayuda para aceptar que uno no puede controlar todo. Bello post! Me encantó

Susana dijo...

Asi es Mila...la verdad es que para mi ha sido un descubrimiento saber la liberacion que significa aceptar lo que no podemos cambiar. Ahora por ejemplo tengo un gripón, hace unos meses me hubiera estado arrastrando por los pasillos, quejandome y sintiendome miserable. Ahora estoy tomandome un tecito, y haciendo reorganizacion de agenda, para poder descansar. Cero rebeldía contra la gripe...solo dejarla ir.