jueves, 7 de abril de 2011

El comienzo de esta historia

Cada mañana, llevo a mi hijo de 6 años al Colegio, y trato de aprovechar los minutos que generalmente pasamos en el trafico matutino, para conversar acerca de cualquier cosa que sea de interés para los dos. Confieso que no se como ni porque, pero esta mañana comenzamos a a conversar acerca de aprender, y le comentaba que siempre, siempre, siempre, uno esta aprendiendo.

 - ¿Aunque no vayas al colegio mamá?
 - Si hijo, aunque no vayas al colegio. En el colegio se aprenden muchas cosas importantes, pero tambien aprendes jugamdo, viendo la tele, conversando conmigo.
 - ¿Y los viejitos como el abuelo, que saben todo? ¿tambien aprenden todos los dias?
 - Si hijito, hasta el abuelito, todos los dias aprende algo nuevo.
 - ¿Y tu mami?
 - Incluso los adultos como yo, que ya no vamos al colegio, siempre estamos aprendiendo. Yo por ejemplo aprendo todos los dias cosas nuevas de ti. Igual que yo te enseño algunas cosas a ti, tu me enseñas muchas cosas a mi.
 - ¿Yo? ¿A ti? ¿Y que puedo enseñarte  yo a ti?

¡¡Ah!! Si el supiera todas las cosas que me ha enseñado su llegada a mi vida y todas las cosas que aprendo cada dia viendolo crecer. Yo pensaba que habia vivido, que habia llorado, que habia amado, que habia estudiado, que había sido feliz, antes de que mis dos pequeños hijos nacieran. Y si, todas esas experiencias previas son parte de lo que soy, y me han definido por años, pero no las comprendía, no las había podido poner en contexto, hasta el momento en que me converti en mamá. Esas vivencias eran solo palabras inconexas, sin sentido y sin significado, pero solo cuando eres padre, o cuando empiezas a asumir la inmensa responsabilidad de acompañar el surgimiento de una nueva vida, es cuando todas esas cosas comienzan a encajar una en la otra y dan origen a un rompecabezas que nunca imaginaste.

Y asi se origina esta historia, una especie de bitacora de esta aventura de ser mamá. Hubiese querido empezarla antes, pero es ahora que comienzo a tener conciencia de como se ha transformado mi mundo, y el mundo de los que me rodean, a traves de este deseo inmenso de ser la madre que mis hijos merecen, la que los ayude a alcanzar su potencial, la que los acompañe a ser hombres buenos y felices, para que a su vez, algún dia sean unos maravillosos padres. Para ello hablare a veces de mi, a veces de mi país, a veces de educación, a veces de psicologia, a veces de historia, por que todo estas facetas forman parte de la maternidad.

Creo firmemente que este es el papel mas importante de mi vida, y por eso me parece importante compartirlo y documentarlo. Pienso que los padres tenemos la responsabilidad de cambiar el mundo, de mejorar lo que no funciona, porque todo lo que no nos gusta y criticamos de nuestro mundo, es responsabilidad de los seres en que nos hemos convertido a traves de muchos años de errores. Al repetir generación tras generación los errores de nuestra crianza, hemos amplificado lo malo, y nos hemos convertido en arrogantes seres, sin amor, con miedo y con carencias miles. Muchas de esos errores estan tan arraigados en nuestra cultura, que requiere mucho trabajo reconocerlos e identificarlos. Se necesita un trabajo de introspección para dejar caer nuestras barreras y mirar nuestros miedos, defectos, debilidades, con toda honestidad. Darnos cuenta de que cometemos errores y de que podemos cambiarlos, y de como afectan a nuestro entorno familiar, y sobre todo a nuestros hijos es una experiencia liberadora y sanadora que nos permite dejar la culpa a un lado, y desde el amor inmenso pedir perdón.

Espero que algún día mis hijos puedan leer este diario y comprendan el hermoso regalo que me han dado y por el cual estare por siempre eternamente agradecida, por hacerme una mujer completa, plena y satisfecha. Espero que sepan cuanto los he amado y cuanto ese amor me ha colmado y cambiado la vida. Y espero que los ayude a comprender el porque de los errores cometidos, y asi puedan aprender de ellos para su experiencia. Y si alguien mas quiere acompañarme en este viaje, bienvenido sea, ojala mis reflexiones puedan ayudar a alguien, como tanta gente me ha ayudado a mi  en esta labor.

¡¡Que comience la aventura!!

2 comentarios:

Naranjita emblem dijo...

por eso...y seguro que por mil razones mas...nunca dejare de amar de esta manera tan profunda a mi madre!!! nisiquiera cuando yo tenga 80 años y ella..medio siglo de su partida!! :)

Staff de Mamuchas dijo...

q lindas tus palabras... todas, a diario, aprendemos a ser mamás gracias a nuestros peques!!

Te sigo en la bitácora de tus aventuras.

Julie.